Super8-Spain

Cine en 8 mm / Super8 / Single-8 / DS8

Los formatos de cine

 

  • 8 mm.
  • Super8
  • Single-8
  • DS8 (Doble Super8)
  • 9,5 mm.
  • 16 mm. y Super16
  • 35 mm.
  • 65 mm.

 

 

 

8 mm. (8 normal/Standard 8/Doble 8/Regular 8)

El primer sistema de cine de 8 mm. tiene muchos nombres posibles con los que fue rebautizado tras el lanzamiento del Super8, para diferenciarlo de éste último, pero todos ellos se refieren al mismo sistema. Fue desarrollado en 1932 tomando como base el sistema de 16 mm. inventado poco antes: consiste en una tira de película de 16 mm. pero con el doble de perforaciones, y que es expuesta en dos mitades de 8 mm. (por eso también se le conoce como Doble 8).

La pelicula no viene insertada en un cartucho sino enrollada en bobinas de 25 pies de largo (7,5 metros) y que pasa dos veces por la cámara: Primero se expone una mitad de la película, luego se le da la vuelta a la bobina y se expone la otra mitad. Tras el revelado, se corta la tira por el medio y se empalman ambas partes, resultando en una película de 8 milímetros de anchura de unos 15 metros de longitud.

La velocidad normal de este formato es de 16 fotogramas por segundo (fps), lo que resulta en unos 4 minutos de filmación por bobina. En 1959 la velocidad oficial fue aumentada a los 18 fps (que posteriormente también adoptaría el Super8 cuando se inventó). La mayoría de los usuarios filman a 16 ya que la mayoría de cámaras están estandarizadas para ello.

Cada bobina de 25 pies (7,5 metros) contiene en realidad 33 pies (10 metros) ya que la parte inicial y final de la película se da por perdida porque se vela con la luz al ser cargada en la cámara y al tener que darle la vuelta de nuevo tras exponer la primera mitad. Sin embargo mucha gente consigue hacer estas dos operaciones completamente a oscuras o dentro de una bolsa opaca, evitando que se vele y ganando 5 metros extra de película útil.

Excepcionalmente, algunas cámaras (como la Bolex H8, idéntica a la H16 de 16 mm.) utilizan bobinas de 100 pies en vez de las de 25 de las cámaras pequeñas.


Salvo algunos de los últimos modelos, casi todas las cámaras de 8 mm. tienen ajustes completamente manuales y funcionan a cuerda. Tampoco suelen tener un fotómetro integrado, debiendo indicarse manualmente la apertura del diafragma.

Aunque desde comienzos de los '90 Kodak ya no distribuye directamente película para este formato de 8 mm., sigue fabricándola bajo pedido para otros pequeños distribuidores de todo el mundo, por lo que no hay ningún problema para disponer fácilmente de película, además de varios tipos. Aparte del gigante Kodak, otras empresas como por ejemplo Foma fabrican película para este formato, y otros no la fabrican pero la obtienen cortándola a partir de formatos mayores, que luego envasan y comercializan.

Super8

Lanzado oficialmente en marzo de 1965, el Super8 popularizó las filmaciones domésticas haciéndolas más sencillas y mejorando algunos aspectos del sistema original de 8 mm., de manera que cualquiera sin apenas conocimientos de fotografía pudiese filmar en cine. 

Para ello, Kodak introdujo la película virgen en cartuchos (Kodapak) que se insertaban con un "click", facilitando la carga de la película en la cámara a todo el mundo y evitando tener que enhebrarla manualmente.

Otra mejora del Super8 fue aumentar la definición de la imagen, ya que aunque la anchura de la película sigue siendo de 8 mm., al reducir el tamaño de las perforaciones de arrastre se ganó mucho espacio para el fotograma de la imagen, que tiene un 53% más de superficie con respecto al sistema anterior de 8 mm.

Por otra parte, los cartuchos tienen un código de muescas que son interpretados por las cámaras de Super8 para poder identificar la sensibilidad y el tipo de película de que se trata y de esa forma ajustar la exposición automáticamente, evitando así posibles errores de ajuste al aficionado, aunque la mayoría de las cámaras de Super8 tienen la posibilidad de operar también en modo manual.

La velocidad de filmación normal en este formato es de 18 fps aunque algunas cámaras permiten filmar a 24 fps para usos más profesionales, ya que ésta es la velocidad normal de los formatos superiores de 16 y 35 y 65 mm. Cada cartucho Kodapak contiene 50 pies de película (15 metros) que suponen una duración de 3' y 20'' filmando a 18 fps, o de 2' 30'' a 24 fps. Durante un tiempo se fabricó un enorme cartucho con 200 pies de película, que se podía usar en algunas cámaras. 

Al contrario que el cine profesional, el Super8 fue concebido en su momento como un sistema doméstico, y por ello tradicionalmente siempre ha utilizado película "reversible" (diapositiva) que una vez revelada se proyecta directamente, sin necesidad de hacer positivados de un negativo y  abarando costes. Pero desde los años '90 y debido al uso cada vez más profesional que se comenzó a dar a este formato de filmación, apareció también la película negativa para este sistema, lo que permite registrar imágenes con mayor calidad.

En Super8, tradicionalmente las emulsiones de color eran del tipo "T" (color equilibrado para luz de tungsteno o artificial, de 3.400 ºK) por lo que todas las cámaras de este sistema tienen un filtro interno de color ambar (Wratten nº 85) que se activa automáticamente al insertar una película  tipo T, pues se da por supuesto que normalmente se filma en exteriores con luz de día (5.500 ºK) salvo que el usuario seleccione en la cámara expresamente eliminar dicho filtro al filmar con luz interior artificial (2.800-3.400 ºK) y donde no sería necesaria ninguna corrección del color. Este filtro ambar permite registrar un color adecuado al filmar en exteriores (5.500 ºK, luz de día) con película tipo T.

Actualmente hay disponibles cada vez más emulsiones equilibradas para luz de día (tipo D) en las que el filtro interno de la cámara debe estar desactivado al filmar con luz natural: Normalmente el propio cartucho de una película de este tipo indica a la cámara que desactive automáticamente el filtro.

El Super8 no tenía sonido cuando fue inventado, pero en 1973 se desarrolló el Super8 sonoro (sound) con unos cartuchos ligeramente más grandes. Las cámaras de Super8 sonoras admitían los dos tipos de cartuchos (el nuevo sonoro y el mudo tradicional),
pero no viceversa. Kodak cesó la producción de película sonora para Super8 en 1997 porque la tecnología de hoy día permite formas mucho mejores de registar sonido directo de calidad óptima, por ejemplo mediante cualquier pequeña grabadora tipo mp3 o wav.

Aunque de forma equivocada la gente de la calle piensa que el Super8 es algo del pasado y completamente obsoleto (como ocurre sin duda con el vídeo VHS o ßetamax) desde que el vídeo lo desbancase como sistema familiar para conservar recuerdos, la realidad es la contraria: Kodak comercializa hoy día más tipos de película para Super8 que nunca antes, consciente de las mayores exigencias de sus adeptos actuales (profesionales o aficionados avanzados). Otras empresas aparte de Kodak comercializan otras películas, bien de fabricación propia o bien cortadas a partir de otras emulsiones que Kodak fabrica solamente para formatos mayores.

Por si fuera poco, existen también los cartuchos de Super8 recargables que pueden utilizarse con una gran variedad de emulsiones diferentes que se comercializan en grandes rollos, disparando el abanico de posibilidades.

Lejos de volver a convertirse en un formato de grandes masas, el Super8 tiene sin embargo un nicho de mercado muy consolidado y vive en los últimos años un cierto resurgimiento gracias a Internet y a la proliferación de empresas dedicadas, en exclusiva, a la demanda de material y servicios para este formato y similares (compra-venta de cámaras, reparación, revelado, accesorios y película, etc.).

Además, pueden conseguirse cámaras de todo tipo desde precios ridículos, de manera que es muy fácil iniciarse o probar este formato sin un gasto importante. La llegada de las nuevas tecnologías digitales no ha hecho sino contribuir al resurgimiento del Super8 y resto de pequeños formatos de cine, pues gracias a los nuevos servicios de digitalización de películas ya no es necesario como antiguamente un proyector para disfrutar de la belleza de sus imágenes, que pueden ser montadas en casa con cualquier ordenador, copiadas fácilmente o visionadas en el televisor.

Single-8

El Single-8 fue la competencia directa al Super8 de Kodak, lanzado por la japonesa Fuji unos meses antes. La película de Single-8 tiene una forma idéntica a la de Super8 (mismas dimensiones e idénticas perforaciones). La diferencia está en la forma del cartucho (por tanto cámaras incompatibles) pero una vez revelada la película de Single-8 es igual que la de Super8, y por tanto compatibles indistintamente en los mismos proyectores, montadoras o visionadoras.

Originalmente la base de la película no era de triacetato como la del Super8 sino de poliester (un material que la industria del cine ha terminado aceptando como superior).

Este formato es el más extendido en Japón entre los aficionados al pequeño cine. Gozó también de cierta popularidad en países europeos como Holanda y Alemania, aunque sin superar en popularidad al Super8 del gigante Kodak, a pesar de tener ventajas técnicas frente al Super8:

Al contario que en el Super8, en el Single-8 el plato presor de la película no está en el cartucho, sino en la propia cámara como en el resto de formatos tradicionales de cine, lo que da mayor estabilidad de cuadro y de imagen. 

Además, el diseño del cartucho es mucho más lógico y simple (Fuji lo tenía ya patentado desde los años '50), siendo menos propensos a atascarse y permitiendo rebobinar la película libremente para hacer efectos como dobles exposiciones, etc., mientras que con el cartucho de Super8 solamente algunas cámaras  de altas prestaciones son capaces de rebobinar la película unos pocos segundos, para hacer fundidos entre escenas.

Únicamente marcas como Fujica, Canon, Elmo, Yashica y Konica fabricaron cámaras de Single-8, algunas muy sencillas del tipo "apuntar y disparar" y otras muy sofisticadas (como la Fujica ZC1000, considerada la mejor cámara de 8 milímetros jamás fabricada y muy cotizada hoy día).

Hoy el Single-8 sigue tan vivo como el Super8, con muchos usuarios, proveedores de película y compra-venta de cámaras extendidos por toda la red de Internet.

Doble Super 8 (DS8)

La película del sistema Doble Super 8, una vez revelada es también idéntica a la de Super8, pero al igual que ocurre con el sistema de 8 mm, lo que se inserta en cámara es una bobina con película de 16 mm de ancho que se expone en dos mitades y que es cortada en dos tiras tras el revelado, con la diferencia de que en este caso las perforaciones de arrastre son de tipo Super8, no de 8 normal ó 16 mm. Este sistema, que recuperaba el sistema de bobinas en cámara, fue ideado para dar respuesta al sector más profesional que se quejaba de que el recien introducido Super8 tenía cierta inestabilidad de imagen debido precisamente al cartucho. El DS8 al no usar cartucho, vuelve a tener el plato presor en la cámara, por lo que el resultado final es una película de Super8, pero filmada con una mayor estabilidad de cuadro.

Dirigido en su día a usuarios más profesionales, pocos modelos de cámaras fueron fabricados para DS8. Los más conocidos son la Canon Scoopic DS8, Pathé DS8, y otros modelos de Quarz fabricados en la antigua URSS y que se están popularizando últimamente al tener precios muy accesibles ya que son totalmente manuales y con funcionamiento a cuerda.

Muchos propietarios de cámaras Bolex H8 de 8 mm. las convierten al sistema DS8. Kodak fabrica y vende bajo pedido película para este formato. Otras empresas europeas como ORWO y Foma fabrican también película en DS8, por lo que dispone de una variedad de emulsiones.

9,5 mm.

El formato de cine 9,5 mm. fue ideado por los hermanos Pathé en 1922 como parte del sistema Pathé Baby. Inicialmente fue ideado como un formato de cine para poder ver películas comerciales en casa, aunque pronto comenzaron a fabricar también cámaras para que el aficionado filmase sus propias imágenes.

Este sistema fue muy popular en Europa durante décadas y todavía hoy cuenta con seguidores. Más de 300.000 proyectores fueron vendidos, sobretodo en Francia e Inglaterra, y muchas películas comerciales estaban disponibles para proyectar en este formato.

El sistema 9,5 mm. consiste en una película de dicha anchura, pero cuyas perforaciones de arrastre están situadas en el centro, entre fotograma y fotograma, y no en el margen. Esto permite que el área del fotograma tenga un considerable tamaño ya que no hay márgenes laterales, siendo mucho más cercano al 16 mm. que a los de 8 mm. Hubo también películas en 9,5 mm. con banda sonora, colocada a un lado y que reducía 1 milímetro la anchura del fotograma. La anchura de 9,5 fue elegida porque a partir de una tira de película tradicional de 35 mm. se obtenían 3 tiras de este formato.

En Gran Bretaña Pathescope distribuía las cámaras y proyectores. Hasta los años '50 este formato era utilizado masivamente en el ámbito doméstico. La película virgen se suministraba en rollos de 30 pies (9,1 m.) insertados en un cargador. La emulsión más popularizada era en blanco y negro, aunque la mítica Kodachrome de color también estuvo disponible. La propia Pathescope lanzó su película de color en los años '50. 

Después de la II Guerra Mundial el sistema comenzó a sufrir la competencia del sistema de 8 mm. de Kodak que había sido lanzado en 1932, a pesar de que el fotograma en este último era mucho más pequeño (y por tanto su resolución de imagen también) y con la llegada del Super8 en los '60 pareció tocar su fin definitivo. Sin embargo muchos entusiastas todavía hoy lo mantienen vivo y fabrican película obtenida a partir de tiras del sistema de 16 mm.

16 milímetros y Super16

La película de 16 milímetros fue lanzada por Kodak en 1923 como una forma barata y alternativa al convencional 35 mm. A lo largo de los años '20 el formato fue considerado como un "sub-estándar" por la industria cinematográfica profesional. Inicialmente dirigida al segmento de aficionados, fue uno de los primeros formatos en adoptar la película con base de acetato, mucho más seguro que la base inflamable de nitrato y que dejó de producirse definitivamente en 1952.

El formato de 16 mm. mudo se concibió como formato doméstico, pero en los años '30 comenzó a penetrar en el ámbito educativo. La introducción de las pistas de audio y sobretodo de la película de color Kodachrome en 1935 relanzó enormemente el mercado de los 16 milímetros.

Fue muy empleado para cubrir la II Guerra Mundial, así como por cineastas profesionales a mediados de los '50. La producción de películas con propaganda gubernamental, industriales e incluso para el campo de la medicina dieron como resultado una gran aparición de cineastas dedicados a este formato y toda su industria paralela.

La llegada de la televisión todavía contribuyó más a difundir este sistema como medio de captación de imágenes, imponiéndose sobre el 35 mm. por la ligereza de las cámaras y menor coste, con calidad de sobra para ser emitido por TV, llegando a ser adoptado durante muchos años como formato de captación de noticias por los reporteros de todos los informativos, ya que el formato de 35 mm. resultaba excesivamente caro y sus equipos nada portátiles. Paralelamente, el cineasta amateur o doméstico fue abandonándolo en detrimento del más sencillo 8 mm. o Super8.

Inicialmente el formato de cine de 16 mm. se ideó con perforaciones de arrastre a ambos lados de la película, pero posteriormente se consiguió eliminar las de un lado: El moderno Super16 aprovecha ese espacio extra para registrar fotogramas con mayor anchura (16:9). La película virgen hoy día está disponible tanto con perforaciones a ambos lados (2R) como en uno solo (1R).

Aunque hoy en televisión se emplea el vídeo para tomar imágenes fuera de estudio, el 16/Super16 se emplea asiduamente en la producción de documentales y series de calidad para televisión. La calidad que se obtiene hoy día con este tamaño de fotograma gracias a las modernas emulsiones de las películas puede llegar a ser espectacular, apta para las emisiones actuales en Alta Definición.

Hoy día los dos grandes fabricantes de película de 16 mm. son Kodak y Fujifilm aunque existen otros como Orwo y Foma por ejemplo. Con la llegada de la televisión de Alta Definición (HDTV) el formato Super16
cobra todavía más vida como medio de captación de imágenes de calidad para las producciones en formatos de pantalla ancha (16:9).

Los profesionales de la industria del cine que emplean este formato utilizan sofisticadas cámaras con la última tecnología (Arriflex, Aaton) mientras los aficionados y las escuelas de cine se decantan por modelos más antiguos o por marcas como Auricon, Beaulieu, Bell & Howell, Bolex, Canon, CP, Eclair, Keystone o las rudimentarias cámaras soviéticas Krasnogorsk.

35 mm

La película fotográfica de 35 mm. de anchura es la más extendida tanto para la fotografía fija como para la industria del cine, y permance prácticamente idéntica desde su introducción en 1892 por William Dickson y Thomas Edison. La inmensa mayoría de las películas comerciales están rodadas utilizando este formato de película, en sus distintas variantes según el formato de pantalla final.

Para su uso en cámaras de cine, normalmente cada fotograma abarca lateralmente 4 perforaciones en ambos márgenes y 8 en el caso de la fotografía fija, ya que el cine registra los fotogramas verticalmente mientras que los carretes para fotografía fija registran las imágenes horizontalmente. Sin embargo en cine existen variantes de todo tipo, como reducir la altura a sólo 2 perforaciones para conseguir imágenes con formato panorámico ahorrando película o todo lo contrario, es decir, filmar los fotogramas horizontalmente como en foto fija para para obtener imágenes panorámicas aún mayores (Vistavisión).

Una gran variedad de formatos de cine fueron inventados entre finales del siglo XIX y principios del XX, variando entre los 13 mm. hasta los 75 mm. pero el de 35 mm. terminó gozando de mayor reconocimiento frente a los demás e imponiéndose como estándard internacional en 1909, debido a su relación calidad/precio. En todos los lugares del mundo existen proyectores de 35 mm., lo que lo convierte en el único formato de imagen, ya sea cine o vídeo, que puede ser visionado sin restricciones técnicas en cualquier punto del planeta.

El formato es extremadamente versátil en la
práctica, y a lo largo de los últimos 100 años ha sufrido modificaciones para, por ejemplo, poder registrar el color o más recientemente incluir pistas de sonido digital.  

 

65 mm.

La película de 65/70 mm. es un formato cinematográfico de muy alta resolución de imagen debido al enorme tamaño de los fotogramas registrados. En cámara, la película que se utiliza tiene 65 mm. de anchura, pero las copias que se imprimen para proyección tienen 70 mm: estos 5 mm. adicionales iban destinados en orginen a las 6 pistas magnéticas para sonido, aunque desde 1995 para el sonido se emplea codificación digital DTS Sound independiente de la tira de película. Cada fotograma ocupa 5 perforaciones de altura, con una proporción de pantalla de 2.20:1. Sin embargo la inmensa mayoría de salas de cine comerciales no están preparadas para proyectar este tipo de película, por lo que normalmente exhiben reducciones en 35 mm. con el aspecto de pantalla más corriente del Cinemascope/Panavisión de 2.35:1

Al igual que en el resto de formatos, los fotogramas normalmente se registran verticalmente a una cadencia de 24 por segundo, aunque otras variantes lo utilizan horizontalmente para conseguir registrar fotogramas aún más grandes.

El enorme consumo de película lo convierte en un sistema muy caro y sólo apto para las más ambiciosas producciones cinematográficas, como por ejemplo Ben-Hur (1959), Lawrence de Arabia (1962), My fair lady (1964), Sonrisas y Lágrimas (1966), Spiderman 2 (2004), o de forma parcial en otras, como algunas escenas de Encuentros en la tercera fase (1977).